LA FORMA EN CÓMO TE TRATAS, DEFINE COMO LA RIQUEZA TE VA A TRATAR

La pobreza siempre ha sido una actitud negativa y nefasta, es la actitud de menospreciarse a sí mismo. El que tiene mentalidad pobre desperdicia su tiempo, desperdicia sus ideas y termina desperdiciando su dinero al igual que ¡su propia vida!

 

La pobreza no empieza, ni termina con el dinero, sino en cada uno de nosotros. La forma en cómo te tratas, define como la riqueza te va a tratar dice el refrán.

 

La mayoría de las madres dice esto y seguramente muchos se identifican “Como es la habitación en la que duermes, así suele ser tu vida. Como está tu cama, así suele estar tu vida”. O como dice uno de mis mentores “Así como haces una cosa lo haces todo en la vida”. Hace poco escuché que alguien dijo, con acierto, que “las cosas se parecen a sus dueños.”

 

Te hablo desde el aspecto que es intangible: una persona limpia tiene cosas limpias; una persona ordenada, tiene cosas ordenadas, una persona con mentalidad ganadora, tiene una vida llena de éxitos.

(Da clic en la imagen y accede al webinario gratuito).

Creo que las personas que realmente quieren hacer mejoras reales en su vida, empiezan paso a paso, de menos a más. Corrigiendo pequeñas actitudes, pequeñas acciones, generando primero pequeños resultados, pero a final de cuentas ¡Resultados!

 

La riqueza es producto del orden, de la previsión, de la limpieza, del respeto al tiempo, de la confianza en uno mismo. No eres rico porque tienes un millón de dólares en la mano, al contrario: puedes tener un millón de dólares en la mano como resultado de ser rico.

 

Esto que voy a decir suena duro y por eso lo escribo con cargo a las críticas: la mayoría de gente con mentalidad de pobreza es sucia, desordenada, son impuntuales, no valoran su tiempo y por eso muchas veces lo desperdician consumiendo televisión basura. Gastan lo poco que tienen en una cerveza, y nunca en un libro. Como ves, no son pobres por el sueldo o por el trabajo que tienen, sino por la forma en cómo se tratan a sí mismos y en su actitud de pobreza.