TOMA EL CONTROL DE TUS HÁBITOS

Te ha pasado que comienzas hacer alguna actividad con mucho entusiasmos y ánimo pero a los pocos días lo abandonas porque empiezas a desmotivar y te olvidas del motivo por el cual empezaste. Esto sucede porque aún no has creado un hábito en ello. Cuando haces algo una y otra vez de manera repetida, sin explicación alguna, es porque ya se convirtió en un hábito.

 

Pero existen hábitos que te acercarán a tus propósitos y éxitos y otros que por lo tanto te alejaran . Entonces la clave es que debes ser muy conscientes de ellos. Es decir, detectar los hábitos negativos y tratar de cambiarlos por unos más positivos. Y los hábitos positivos exponenciarlos para sacarles el mejor provecho y lograr todo lo que deseas.

 

A todo esto ¿cómo se genera un hábito? Estudios sobre el comportamiento humano afirman lo siguiente:

 

1.- Por una señal simple hacia tú cerebro.

2.- Por asociación a una recompensa.

3.- Por crear un fuerte deseo.

 

En conclusión todos los hábitos se empiezan a generar por una señal, una recompensa y un deseo. Para transformar un hábito negativo a uno positivo debes tener bien claro lo que deseas (generar esa señal) , eso que te motive (tú deseo) a obtener esa recompensa que tanto anhelas. 

 

Puedes lograr lo que tú siempre has deseado en cualquier área de tu vida (riqueza, salud, espiritualidad, etc.) pero hazlo generando un cambio profundo: desde tus hábitos. 

 

Marco Polo G

 

 

CÓMO PUEDES COMENZAR A INVERTIR SIN TU PROPIO DINERO

 

Muchas personas piensan que para invertir se necesita tener un millón de dólares, pero, ¿por qué piensan eso? Bueno, seguramente porque los bancos, en el mejor de los casos, dan un rendimiento del 3 al 5 por ciento anual.

 

Así pues, si tienes un millón de dólares puedes acceder a mecanismos e instrumentos más sofisticados que te den más del 5 o 6 por ciento; mecanismos o instrumentos que te den lo doble: que tienen un 12 por ciento anual (uno por ciento mensual). Es decir, 1% de un millón de dólares son diez mil dólares (mensuales). Tal vez esto te parezca más aceptable: si tengo diez mil dólares, sí puedo vivir de mis inversiones.

 

Por eso pensamos que necesitamos un millón de dólares para vivir de nuestras inversiones. La realidad es que no se requiere un millón de dólares para vivir de tus inversiones.

 

Puedes iniciar con solo...

¡Mira la siguiente serie de vídeos!